¿Se puede sentir satisfacción en el trabajo?

Reflexiones y #Consejos

Niños en el colegio

photo credit: woodleywonderworks via photopin cc

Abro mi Facebook y me encuentro con amigos que despiden con nostalgia un curso escolar que ha dado su fin. Multitud de respuestas que se suman a la triste despedida de esos momentos agradables en el aula, con sus alumnos, con sus compañeros de trabajo, de piso, con el hogar de alquiler… Palabras de agradecimiento y regalos como colofón. Tiene paradojas esto de la educación, en el mismo grado son valorados que menospreciados. Y sin embargo la misma conclusión; En una palabra: GRATIFICANTE.

Líneas más abajo, pobres desgraciados, amigos que desesperadamente piden vacaciones, el fin de su jornada laboral, del suplicio que les absorbe hasta los huesos, de las medidas abusivas de estos tiempos… En una palabra: AGONIZANTE.

No puedo evitar contrastar estos datos y me pregunto: ¿Qué está pasando?.

Charles Chaplin en Tiempos Modernos

photo credit: Zahorí via photopin cc

¿Acaso no deberíamos sentirnos todos como en la primera situación? Digo con cierta pesadumbre que Sí. Y me pesa, casi ya con resignación, porque los que verdaderamente podrían hacer algo por cambiar la situación se dedican a otros menesteres a su parecer más importantes.

Medidas de apoyo al emprendedor, a las pymes, líneas de financiación, regulación laboral… tararí que te vi! En una palabra: MENTIRA.

Tenemos grandes ejemplos de que no todos sufren de las consecuencias de la crisis en este país. Hay quienes se aprovechan y saben dar tajada; Vamos, que les está viniendo de perlas!

Y a la mayoría se nos sugiere aceptar un trabajo aún si no te sientes valorada porque la situación actual lo requiere. En una palabra: ERROR.

Acéptalo si crees puedes sacar algo valioso porque no sólo vas a ser tú quien aprenda, los demás también se benefician de tus conocimientos.

Aprende a valorarte porque estarás enseñando a los demás a hacerlo.

Y no te conformes siempre, sólo porque la situación lo requiere, porque jamás podrás sentir la satisfacción de estar haciendo realmente lo que te gusta.

Eso sí: NO DEJES DE PELEAR! – ¿Estás haciendo lo que te gusta?

Anuncios

El freno principal del crecimiento lo provocamos nosotros mismos

Hace unos días leí un artículo cuyo titular versaba así:“El déficit de talento es el principal freno para el sector del videojuego en España”.

Esta era una de las afirmaciones del señor Vicenç Marti, CEO de la compañía de juegos de casino sociales Akamon Entertainment. Por supuesto mis ojos no podía dejar de enviarle a mi cerebro tres palabras clave: déficit, talento y España.
Al parecer la compañía española está teniendo serias dificultades para encontrar a creativos, desarrolladores, especialista en marketing online, etc., lo suficientemente cualificados para empujar su crecimiento empresarial. Así que no les queda otro remedio que buscarlos en el extranjero.

Lo siento, pero una fuerza superior a mí hace que me sea difícil digerir este tipo de creencias. Sobre todo, dadas las circunstancias de abandono en las que nos encontramos más de la mitad de los jóvenes españoles. Una generación que te aseguro, le sobra el talento y es de las mejores preparadas hasta el momento. Sin embargo parece que nadie está dispuesto a darnos oportunidades. Que vivimos en la cuna del olvido y que, si no estás dispuesto a aceptar los abusivos y precarios trabajos ofertados, sólo queda ingeniártelas para el autoempleo o la emigración. Una emigración que por cierto, en la mayoría de los casos no es voluntaria.

Actualmente no basta con tener talento, hay que demostrarlo con esfuerzo. Tenemos más que machacada esa idea, pero… ¿si ni siquiera nos dejan demostrarlo? Y sin embargo, paradójicamente, parece ser que en el extranjero creen más en nuestro talento que nosotros mismos: “Mercados extranjeros en busca del talento profesional español”, dice un titular del periódico 20minutos.

Quizá es momento de plantearse que no es el déficit de talento el principal problema. Existe mucho talento disperso por el mundo, incluido España. Por suerte aún hay gente que así lo cree:

“En España hemos descubierto que hay muchos jóvenes con cualidades innatas muy superiores a las de otras zonas del mundo con más producción digital, pero no se les da la oportunidad de desarrollarlas”. Javier Pérez, presidente de Zed. (La Razón.es).

“Fabriciano Bayo, director VirtualToys, una de las productoras de videojuegos más veteranas, remarca que en España siempre ha habido desarrolladores de talento…”. (RTVE.es).

Posiblemente es el momento de plantearse si el problema radica en la búsqueda y gestión de talento, en la administración de sueldos y salarios o incluso en la política de empresa. Steve Jobs dijo una vez que lo que les ocurre a muchas empresas es que no saben retener a grandes personas en ambientes de trabajo adecuados.

cita Steve Jobs

El freno principal de nuestro crecimiento o el de nuestra empresa lo provocamos nosotros mismos con ideas negativas.

Es hora de apostar por nosotros mismos y de recordar, como dice Javier Megías en su último post, que “Somos un gran pueblo”, porque sólo cuando nosotros lo creamos, lo creerán los demás.

Iweekend Valencia, para los que todavía creen en el cambio. #iw_valencia

iweekend, making ideas happenEscribo mientras escucho un instrumental… porque a cada uno nos lleva a un sitio la música, quiero regresar mentalmente a iweekend Valencia.

Después de un fin de semana de emociones intensas, de ideas de cambio y de personas altamente rompedoras, llega el momento de análisis y asimilación del aprendizaje. Debo decir, llena de satisfacción, que lo que #iw_valencia me ha aportado va más allá de cualquier conocimiento empresarial o profesional. Un evento sin duda humanitario, una convivencia entre personas llenas de optimismo y energía, dispuestas a ayudar y a ser ayudadas. Y sobre todo, con una gran ilusión en el “Se puede”, una semillita de alegría que a los soñadores nos empuja a crecer: El hilo de esperanza por un cambio sigue vivo y se escucha palpitar en cada uno de estos eventos.

Hemos roto con la idea que hunde al país en el pesimismo absoluto, por algo que nos diferencia de aquellos que miran hacia el suelo o hacía atrás: La esperanza. Somos las personas las que debemos empujar el cambio, y se puede, con compañerismo, optimismo, alegría y diversión… Anudando esfuerzos, como en iweekend.

Grandes son  los valores aprendidos que me llevo de este fin de semana. Recomiendo a todo el mundo esta experiencia. No importa si te consideras o no emprendedor, solamente has de tener ilusión.

Ya sólo me quedan palabras de agradecimiento a todos aquellos que aportando su esfuerzo han hecho posible este gran acontecimiento: organizadores, sponsors, mentores y compañeros participantes. GRACIAS!!

Nos vemos en el próximo!

Asistentes al iweekend valencia

Humanizar las máquinas sin deshumanizar la sociedad

osito olvidado

photo credit: -Snugg- via photopin cc

China ha inventado una mascota interactiva para, según dicen, dejar de sentirse solo. Y lo curioso es que más de 2’5 millones de chinos ya cree en su eficacia.
Los jóvenes confían contarle sus más íntimos secretos a un “polluelo” antes que a su círculo de conocidos. Algunos aseguran haber encontrado consuelo al poder desahogarse…
A mí todo esto me resulta lamentable y bastante triste. ¿Hacía dónde nos dirigimos por ese camino?… Estoy totalmente convencida del enriquecedor aporte que las nuevas tecnologías hacen a este mundo; Facilitando las tareas, volatizando las distancias, rompiendo barreras de expresión… Todo eso resulta fantástico pero, ¿no nos estaremos confundiendo en términos de valores?

Existe un fervor ardiente por querer humanizar a las máquinas y al mismo tiempo olvidamos los valores que hacen humanos a los seres sociales. Queremos vender la idea de que la tecnología también entiende de valores, pero no nos confundamos; Los valores nacen de la persona.
Si digo que un trozo de lámina con cables y frases programadas es el único consuelo de muchos jóvenes que se sienten en soledad, ¿no os dan ganas de llorar?
Y si pensamos en que están convencidos de que ese trozo de lámina es el remedio a su infelicidad, ¿no os da que pensar?…

Sinceramente creo que en algo nos equivocamos. Estos jóvenes seguirán siendo solitarios e infelices cuando se rompa la burbuja de ilusiones pasajeras en la que viven. Es más, esto nos lleva a un futuro de relaciones rotas. Deberíamos trabajar más en fomentar las relaciones sociales, que es donde nacen los valores. Y que al fin y al cabo, es la base de nuestra supervivencia.

Un informe “Crucial Conversations” desvela que la mayoría de usuarios cree que las personas somos menos agradables a través de las redes sociales que cuando se conversa en la vida “real”. Un dato interesante a tener en cuenta; Entender la tecnología como un instrumento de apoyo para fomentar y reforzar las relaciones sociales, pero nunca para sustituirlas.

Las Cosquillas en el Corazón nos dan Felicidad

Sonrisa de un niño Saharaui

propiedad @SaraCace

Qué es la vida sino un frenesí… Un impulso agitado que no tiene freno, que se esfuma de nuestro alcance sin que tengamos la posibilidad de saborearlo…

Ayer por primera vez celebramos el Día Internacional de la Felicidad. La ONU decidió el pasado 28 de junio que era necesario reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de todo ser humano. Me parece fantástico, entonces el día 20 de Marzo debe quedar grabado en nuestras mentes para recordarlo todos los días, pues todos los días debemos intentar ser felices.

Es momento de que te plantes delante del espejo, te observes y preguntes si realmente eres feliz. Si no es así, es que debes empezar a hacer algo para que las cosas cambien. No te desesperes, todo requiere de un tiempo. Puede que al principio no veas progreso pero eso no significa que estés equivocado. Esfuérzate y se tenaz; las cosas no vienen dadas.
Recuerda, los que se rinden nunca sabrán lo cerca que estaban de alcanzar su sueño.

Y si crees que la FELICIDAD se escribe con letras mayúsculas, te equivocas. Pequeñas cosas, cotidianas y diarias, pueden aportarte grandes momentos de felicidad.

Me contaron un cuento que titularé “Cosquillas en el corazón”.
Hablaba de un niño feliz, a pesar de no tener todo lo que quería. Esto fue así a partir del día en que descubrió que había cosas que le hacían sentir mejor que tener todo lo que pedía y, … por extraño que les parecía a los demás, él aseguraba ser feliz haciendo él mismo cosas por los demás.
De esta forma cuidaba todos los días de su felicidad ayudando a quien lo necesitara: dando sus juguetes a los pobres, ayudando a los ancianos, protegiendo a los animales…
Un día, y bajo el asombro del caso, llegó un científico, adulto y experto en la vida, para examinarlo y tras algunos análisis descubrió lo que ocurría en su interior: Cada vez que el niño realizaba una buena acción un millar de angelitos pequeñitos revoloteaban junto a su corazón con el fin de provocarle cosquillas y hacerle reír.

Me parece un cuento fantástico para explicar sencillamente qué se siente al ser feliz y cómo podemos alcanzar esa sensación. Y lo verdaderamente emocionante es que todos tenemos esos angelitos en nuestro interior, esperando el momento en el que a través de su propio gozo nos llenen de satisfacción.

No dejes que se aburran, ponlos a trabajar y siente esas “Cosquillas en el Corazón”.

☺SaraCace

Algunas capacidades y valores que desprende un espíritu emprendedor

niño subiendo escalera

Photographer: DanielDupuis [phothoXpress]

No cabe duda que la palabra emprendedor está de moda. Nos hemos acostumbrado a escuchar este término y asociarlo directamente al mundo empresarial, sin embargo ser emprendedor no es algo estrictamente ligado a la creación de empresas. Cualquiera puede serlo, sólo es cuestión de actitud.

La actitud emprendedora va ligada a conceptos positivos. Estas son algunas de tantas capacidades que nos ayudan en la construcción de valores profesionales y personales:

La Empatía: Un buen emprendedor ha de saber ponerse en el lugar del otro, pues sus esfuerzos no van dirigidos a una satisfacción exclusivamente personal. Es clave saber cómo de importante es una unidad y el que crean en ti o no depende de tu escucha.

La Expresividad: Todo emprendedor necesita comunicar, a través de palabras o de hechos, para poder conectar con las masas. Esto requiere de un esfuerzo por la  síntesis y la búsqueda de la sencillez.

El Inconformismo: La gran mayoría de los emprendedores poseen en su interior un espíritu rebelde. Esto no significa que se esté en constante lucha contra las normas establecidas, sino que existe algo en su interior que les mueve a creen en que todo es mejorable.

La Constancia y tenacidad: La firmeza y perseverancia del espíritu por alcanzar un propósito es la lucha diaria de un emprendedor. No abandonar ante las dificultades y tener siempre un afán de superación. La palabra rendirse no existe en el diccionario de este tipo de personas y esto les lleva a creer en ellos mismos.

La Curiosidad: Muchas personas confunden la curiosidad con la intromisión. No se trata de inmiscuirse donde a nadie le llaman sino de tener ganas de saber, de querer descubrir nuevas cosas, personas o experiencias. Intentar resolver preguntas y porqués nos hace ser más sabios.

Alguien dijo un día estas palabras tan sabias: “Ayudar a los demás, es ayudarte a ti mismo”. Creo que así se resume la actitud emprendedora. Adoptar este estilo de viva es pelear por algo que beneficiará a muchos. Y recuerda: Todo el mundo puede hacerlo.

Quizás es una virtud cultivable, una montaña escalable donde hay que llegar a la cima para poder contemplar todo lo que hemos ido construyendo a lo largo de nuestro paso, porque al fin y al cabo, el emprender es un camino de constante aprendizaje.

“Se lió la parda…” El trato a los clientes

Manos que se estrechan en señal de conformidad

Image courtesy of octaviolopez [morguefile.com]

Y es que, ¿a alguien le gusta que le mientan?, por supuesto que no. No hay peor conmoción que la de sentirse engañado, ni sentimiento más duradero. Para algunos, en ciertas ocasiones, hasta resulta imperdonable.

Ocurre cuando nuestros políticos nos prometen cosas que no pueden cumplir, o cuando nuestra celebridad, al que idolatramos, no responde a lo que esperábamos de su persona. Ocurre cuando por el cargo que ocupas, sea dicho tanto en la vida personal como pública, no llegas a las expectativas que se han fijado en ti. Y ocurre cuando las empresas, gestionadas por personas, no son capaces de llegar a lo exigible por sus clientes.
En este sentido podría considerarse un sentimiento egoísta, que no acepta equivocaciones y vive esperando algo que no ocurrirá. Un engaño hacía nosotros mismos. Sin embargo existen las segundas oportunidades, el momento a rectificar, la generosidad del prójimo…

Pero,… ¿qué ocurre cuando no sabemos gestionar esta equivocación? Qué se lió la parda señores! que hemos perdido nuestro seguidor, nuestro cliente, nuestro fiel amigo!, porque las terceras oportunidades no existen. Sería de tontos.
Y este es el mayor error que cometen gran cantidad de empresas: no pensar en sus clientes. Pues deban saber que hay estudios que demuestran que el 70% de las decisiones de sus clientes están basadas en la forma en que han sido tratados.
Recientemente una investigación presentada por Oracle revela que, aunque muchas empresas son conscientes de la importancia del servicio al cliente, pocas tienen iniciativas en marcha sobre las experiencias que este percibe o siente.

Actuar siempre en interés del consumidor y cumplir lo que hemos prometido, nos ayuda a transmitir confianza y esto, resulta imprescindible en una buena atención al cliente. La transparencia es un bien muy preciado que, en estos momentos de la historia, resulta necesaria para hacer que el cliente se sienta seguro y lejos de posibles engaños.

Por suerte, todos hemos experimentado en cierta medida y conocemos muy bien los sentimientos que genera el sentirnos engañados. Digo por suerte porque resulta un punto a tener en cuenta cuando pensamos en cómo desarrollar nuestras acciones de negocio. Algunas empresas suelen olvidarlo, pero quizá resulte más fácil de lo que parece. Humanizar nuestras empresas, sentir como siente nuestro cliente, y en definitiva, ponernos en su lugar.

Han suplantado mi identidad,… ¿Y ahora qué?

Image Computer Hacker

Image courtesy of [chanpipat] FreeDigitalPhotos.net

Hace un tiempo, no mucho, una compañera paso por un trance bastante desagradable al descubrir que alguien le estaba suplantado la identidad en las redes sociales. Como veis no hace falta ser conocido públicamente para que esto suceda. La idea de que este fraude suela cometerse contra personas famosas, personajes influyentes o grandes marcas reconocidas es totalmente falsa. Cualquier usuario anónimo es susceptible de verse inmerso en un berenjenal como este, y poned atención, porque esta práctica fraudulenta está cada vez más extendida. Sin más, España y Bulgaria encabezan la lista de los países europeos con mayor robo de identidad online.

Entre estas prácticas cabe diferenciar la usurpación del correo electrónico, la suplantación de identidad en redes sociales y el phishing, robo de información confidencial como cuentas bancarias, tarjetas de crédito y contraseñas.

¿Cómo deberíamos actuar si nos ocurre esto?

Lo primordial es no perder la calma. Uno de los principales objetivos de estos anónimos “bichos” que se esconden bajo cuentas falsas de terceros es provocarnos un daño, generalmente emocional, por lo que mostrar debilidad les haría crecer.

Si se trata de un phishing, amigo mío, al malestar emocional se le suma el económico. Hay que tener cuidado con esto, cualquier sospecha de página o anuncio fraudulento, denunciad. Existen herramientas que facilitan su puesta en marcha, pero si además creéis que sois víctimas, avisad a vuestro banco y denunciad al Grupo de Delitos Informáticos. No hay más salida.

En el caso de la usurpación de correos electrónicos, tanto hotmail como gmail, disponen de servicios de soporte al cliente desde donde podemos informar de la incidencia, para que, realizando las operaciones pertinentes podamos recuperar nuestra cuenta.

En lo que respecta a la suplantación de identidad en redes sociales, la legislación Española no la contempla como delito en sí misma, salvo que esta acción suponga que está perjudicando manifiestamente la reputación de la víctima. Así que, salvo en estos casos, lo mejor es tratar de ponernos en contacto con el administrador de la red social para que elimine o nos devuelva el control de la cuenta falsa.

Cada red social sostiene una visión acerca de este tema.
Twitter permite la creación de cuentas paródicas, y no las considerará suplantación siempre que se especifique en el perfil de la misma que se trata de una broma. Para denunciar una suplantación de identidad, deberéis ir al “Centro de ayuda de Twitter” y rellenar un formulario.

En el caso de Facebook, basta con entrar en el perfil del usurpador y hacer clic en “Denunciar a esta persona”.

Tuenti dispone de una guía que os ayudará en los trámites para la denuncia. Para acceder a ellos, debéis ingresar en el apartado de “ayuda” y seguir los pasos.

La red social Linkedin, aunque no ofrece ayuda específica contra la suplantación de identidad, si lo hace cuando tenemos problemas para acceder a nuestra cuenta, restableciendo la contraseña, o a través de un formulario de contacto que podremos encontrar en la sección “ayuda”.

No obstante si os veis involucrados en temas ilegales, perjudiciales o peligrosos para vuestra persona, se hará necesario una denuncia judicial para quedar exentos de los hechos fraudulentos cometidos por el suplantador.

Y recordad que, aunque nadie está totalmente a salvo de este engaño, existen algunas medidas de seguridad que nos permiten disminuir los riesgos de suplantación de identidad.

Qué no nos falte nuestro humor! #arribaeseanimo

Llevamos pocos días del nuevo año y todo sigue como finales del pasado, si alguien pensaba que con cambiar de calendario todo se vería distinto, se ha equivocado. Sigo tropezando, por la calle, por el metro, por el tren, con las mismas caras largas y apenadas, los mismos ojos insaciables de búsqueda, y las mismas conversaciones cíclicas con un destino ineludible: La crisis y sus consecuencias.

Vivimos inmersos en un estado de incertidumbre y pesimismo agotador, y eso deja mella en nuestro estado de ánimo. Tengo casi la certeza absoluta de que la mayoría de la gente corriente, ha formulado el mismo deseo para este nuevo año: Una pizca de luz. Esto, en parte es bueno, significa que no hemos perdido la esperanza. Algo, cómo diría Antonio Gala, muy español. Anoche, afirmaba en una entrevista en el hormiguero, que  “España, tiene, a pesar de todo, una alegría en los ojos. No se le nota mucho, y sin embargo, España sin alegría no podría vivir”.

Estoy plenamente convencida de estas palabras, si algo me gusta de los españoles es nuestro sentido del humor. Somos tremendamente guasones y especialistas en quitarle hierro a cualquier asunto molesto. Y a pesar de que algunos puedan considerar esta cualidad perjudicial para nosotros mismos (“ríete, ríete que por detrás te la dan”), lo cierto es que me parece todo lo contrario. El humor, además de ser altamente contagioso, es saludable para nuestra persona y para la sociedad. Nos ayuda a comunicarnos, es un remedio eficaz contra la timidez y un poderoso e imprescindible rival contra el miedo y la depresión.

Televisión Española retransmitía en un especial de Noche Vieja una recopilación de momentos cómicos de nuestros humoristas. Parrilla de humor es la que hoy escasea en televisión, pero eso da para otro post. Nos hemos reído de nuestros reyes, políticos, de nosotros mismo,… incluso de una guerra. ¿Sabía que Gila estuvo al frente de un pelotón de fusilamiento, y que se salvó dándose por muerto?

Pasar por momentos trágicos no supone que debamos abandonar el sentido del humor. Sí, cierto es que resulta más complicado estar alegre, por eso mismo debemos exigirnos un mayor esfuerzo. Como en todo, hay que empezar por las cosas sencillas: Una sonrisa en tu cara, aunque al principio sea forzada. Cuando te des cuenta de que hace sonreír a otros, se instalará en tu rostro de manera natural.

Tengo un propósito para el nuevo año: Pensemos que hemos caído, hemos tocado fondo. Ahora, en el 2013, nos toca empezar a levantarnos. Sólo si lo creemos, podremos hacerlo.

FTE: Campofrío

Creatividad: Nace o se hace

A los que nos gusta escribir, a los que mantenemos un blog o a los que nuestra profesión, hobbies o aficiones, nos requiere de mayor creatividad, suele sucedernos, a veces, que no encontramos inspiración.
Normalmente creo que todo está en nosotros, en algún rincón de nuestra mente, y que las circunstancias en el momento en que precisamos de las dosis creativas, no son las propicias, de forma que ya podemos estar rebuscando en nuestra mente, que sólo encontraremos “spam”, y en cantidades desorbitadas. También suele suceder justamente a la inversa, la creatividad llega en los momentos en que nos encontramos en las peores condiciones para recibirla, ya sea porque estamos en medio de una reunión, no disponemos de nada para anotar, etc.

¿Qué podemos hacer ante esto? Absolutamente nada. Cuando llegue, sea o no el momento indicado, preparate para recibirla y déjala que fluya. Si dispones a tu alcance de algo para anotar esas ideas, hazlo. Aunque sea una simple palabra que más tarde te recuerde tu momento de lucidez.

Hay gente que cree que la creatividad es un “don” innato que sólo poseen algunas personas. Puede que haya gente con ideas más brillantes que otras, pero la creatividad se practica. Por qué sino solemos decir que de niños somos más creativos. En ese momento presuponemos que no sabemos nada, tenemos curiosidad por la vida, las cosas, jugamos con ellas y no nos da miedo toquetear con todo aquello que llega a nuestras manos. Nosotros mismos nos creamos experiencias, cada día una distinta.

Recuerdo las sabias palabras de un profesor. Decía que juguemos siempre a hacer cosas distintas cada día, romper con esa rutina que fija cada pauta de nuestro comportamiento hace que se active nuestra mente. Sí, probablemente hacer cosas distintas nos hagan más torpes o lentos, porque podemos equivocarnos en el proceso, pero nos descubre nuevas formas y posibilidades de llegar a un mismo punto. Y hacer que las cosas sean distintas, eso, és la creatividad.

Acabo de escuchar una reflexión de Elizabeth Gilbert, la autora del exitoso libro “Eat, Pray, Love” (Come, reza, ama) en la que nos ofrece una manera distinta de ver la creatividad, sus éxitos y frustraciones que conlleva alcanzar o perder ese genio de ideas maravillosos. Lo comparto, y animo a que escuchéis.

FTE: Youtube – Ganasdecambiar